Consultoría móvil

LA VIDA ES MÓVIL. Esta es la realidad de hoy en día y por eso nuestras empresas tienen que saber adaptarse a ella.

Por un lado, la forma de trabajar, gracias a la tecnología, se ha modificado radicalmente. Ya no es necesario estar atados a una mesa, un teléfono con cable, una oficina, etc. Tampoco vamos cargados ya con voluminosas carpetas con datos, ni siquiera con portátiles. Con un móvil inteligente (smartphone) tenemos resueltas la mayoría de dichas situaciones.

Por otro lado, la relación con los clientes también ha cambiado. Cada vez más el flujo de información en los dos sentidos es mayor, así como las necesidades. La utilización de Redes Sociales, blogs, etc se hacen indispensables si queremos interactuar con ellos.

Concretando más, la mayoría de dichos clientes utilizan dispositivos móviles, especialmente smartphones y es ahí donde se puede centrar los esfuerzos en la relación con ellos. Las acciones de marketing especializado en movilidad, así como la incorporación de webs y apps móviles, deben tener por objetivo ser visibles en dichos dispositivos, fidelizando de esta forma a los clientes. Poder ofrecer a nuestros clientes información rápida y personalizada en sus propios móviles, sin tener que hacer nada, ofrece un sinfín de posibilidades.

Si hace un tiempo una empresa no podía prescindir de una web, hoy en día no puede renunciar a tener una web móvil o una app propia.

Alrededor de esa movilidad encontramos diferentes tecnologías, y continúan apareciendo otras, que, por ejemplo ayudan a relacionar el mundo físico con el digital, como los códigos QR o la Realidad Aumentada. Aunque son tecnologías que tienen ya bastante rodaje, sobretodo los QR, la falta de conocimiento, por parte de las pequeñas empresas, y el mal uso de las administraciones públicas, han hecho que no se aprovecharan correctamente. Sus posibilidades son infinitas. Desde la inserción en publicidad de papel y tarjetas de visita, para poder ofrecer más información de forma rápida, hasta la rotulación con ellos en los más dispares soportes (vehículos, camisetas… incluso vacas, etc).

El funcionamiento de los QR es sencillo. Uno elige lo que quiere que aparezca en el móvil cuando se haga la captura (webs, vídeos, textos, audio, etc), se crea el código con aplicaciones específicas, que pueden incluir las estadísticas del número y lugar de las capturas. Y seguidamente se les da el uso que se quiera, como decíamos antes. Los clientes solo deben tener una app (gratuita) en su dispositivo para poder capturar (como hacer una foto) el correspondiente QR y acceder a la información correspondiente.

Respecto a la Realidad Aumentada (RA), aún teniendo ya su recorrido, todavía no ha cuajado en nuestras empresas. Es algo más complejo que los QR, pero la mecánica es parecida, es decir, mediante un lector o capturador instalado en nuestro dispositivo, leemos una imagen que previamente se ha relacionado con una web, un vídeo, música, textos, etc. creando un efecto como si esa información brotara de la imagen.

Otro uso, donde está triunfando la RA, es en el turismo, es decir, que capturando (como si hiciéramos un vídeo) una calle, por ejemplo, nos aparecería los lugares de interés, según nuestras preferencias, como hoteles, restaurantes, museos, etc. También tiene un gran potencial e infinitas posibilidades, aunque todavía hay que unificarla, es decir, que hay que usar capturadores especiales según como se ha creado esa Realidad Aumentada, no como en los QR, que es indiferente la aplicación con que se ha creado y el lector que utilicemos para capturarlo.

En resumen, mediante nuestra consultoría móvil podemos ayudar a la utilización de toda esa tecnología y servicios, adaptándola a las características de cada empresa. Estamos en contacto con empresas especializadas en el mundo de la movilidad para ofrecer todo un abanico de posibilidades para el aprovechamiento de los dispositivos móviles (creación de webs y apps, marketing móvil, operadoras de telefonía, comunicaciones, etc.).