Nuestra amiga la tecnología

Ha tenido que suceder una desgracia como la que aún estamos padeciendo para darnos cuenta de la necesidad de contar con suficientes conocimientos tecnológicos para poder «pasar una cuarentena» sin sobresaltos provocados nuestra tecnología, aparte de tener que echar mano de cuñados, hijos y amigos «expertos», en ocasiones, o de recurrir, en especial en el ámbito profesional, a servicios de profesionales en tecnología.

Ahora nos hemos dado cuenta que tener unas competencias digitales básicas son indispensable para desenvolvernos en el mundo actual. Esta época también ha servido para que empresas y profesionales, hayan podido comprobar directamente su grado de digitalización y de aplicación de la transformación digital.Mucha gente ha entendido, por fin, lo que era la, tan nombrada, «transformación digital». Se han dado cuenta que esa transformación no iba solo de tener una tecnología al día, si no de cómo utilizarla y aprovecharla para sus actividades personales o profesionales, y, especialmente, para la nueva organización de las empresas. Gracias a ella, muchas empresas y profesionales, han podido trabajar desde casa, pues estaban preparados tecnológicamente y con los conocimientos correspondientes. Porque el teletrabajo no es llevarse el trabajo a casa, se trata, hoy en día, de utilizar los recursos de la empresa, colaborar con otras personas (compañeros, clientes, proveedores…) desde el salón de casa. La información no está en nuestro ordenador, está en la famosa nube, para que se pueda compartir y proteger mejor.

Es curioso, estos días, ver en anuncios, en diferentes medios, en los que empresas que antes ocultaban que parte de sus profesionales realizaban su función mediante el teletrabajo lo publicitan ahora como un valor añadido.

Por ejemplo, algunos han descubierto la formación virtual, aprovechando ese tiempo de confinamiento, para aprender temas tanto a nivel personal como profesional. Y todo ello ha sido gracias a la tecnología.

Es necesario que, particulares y profesionales, se den cuenta que la tecnología es algo ya imprescindible para vivir en nuestra sociedad. Conocerla, mediante la formación específica según nuestras necesidades, es vital, para ser más independientes y seguros. Y en el caso profesional ser mejores y más productivos.

Carlos Gómez Cacho. Tecnólogo.